septiembre 13, 2008

Gobernando para los Ricos

Posted in Uncategorized a 12:54 am por camilofl

Tres ministros (Flores Araoz, Zavala y Araoz) se han manifestado a favor de prohibir o restringir únicamente a vehículos a gas; la importación de autos usados. Es una lastima que nuestro ministros “neoliberales” no comprendan plenamente el papel del mercado en la asignación de recursos. Como resultado de ello están proponiendo medidas que serian un atentado contra los pobres y la clase media peruana, en este caso su conducta encaja perfectamente con la idea del “gobierno de los ricos” que sus rivales sostienen.

Esta es una ocasión en la que la racionalidad económica esta del lado de un presidente regional Hugo Ordoñez y no en la de los ministros, una situación en la que (si ello fuera posible) Hayek, Friedman y Adam Smith les jalarían las piernas en las noches a estos ministros.

Los grandes argumentos que se dan es que debemos prohibir la llegada de “chatarra” a nuestro país, que estos vehículos son peligrosos, contaminan y consumen demasiado combustible.

Con respecto al termino “chatarra” es clarísimo que quienes arguyen ello tienen en su interior un profundo desprecio hacia las personas de menores ingresos que ellos. Tal vez, el Caldina de 98 con timón cambiado que compra una familia para su negocio sea chatarra para algunos, pero para quienes lo compraron (utilizando un significativa fracción de sus ingresos en ello) significa una mejora con respecto a su vida previa además de ser una herramienta de trabajo. Es como si prohibieramos a las personas tener como pareja a un feo a una fea. Es un sin sentido, poner limites inferiores a la calidad de lo que las personas pueden consumir (Siempre que sean concientes de la calidad de lo que están comprando).

Con respecto al peligro, es cierto que los autos usados son más propensos que un auto del año a sufrir desperfectos que puedan llevar a accidentes, pero con el mismo argumento deberíamos prohibir la importación de autos deportivos, o solo permitir que autos Volvo transiten por nuestras calles. La inmensa mayoría de accidentes en nuestro país son resultado de fallas humanas y de infraestructura en el sistema de transporte, un conductor ebrio estrellara un auto sin depender de la fecha de fabricación del mismo.

Con respecto a la polución, ciertamente se deben establecer limites a los niveles de contaminación que un auto puede emitir (es un claro caso de externalidades que requiere de algún nivel de regulación), todo vehiculo que los sobrepase, independientemente de su fecha de fabricación, debería ser impedido de circular.

Además los grandes contaminadores (Aquellos autos que parecen una locomotora y que hacen que cerremos las ventanas del auto cuando se hallan delante de nosotros) no son los asiáticos timon-cambiado sino las reliquias móviles de los 70s, 60s y hasta 50s que todavía circulan . Al contrario de lo esperado, al prohibir la importación de autos usados se dificultaría que los dueños de estos vehículos manejen otros mas modernos puesto que la opción al alcance de sus bolsillos no es un vehiculo del año sino uno usado de fabricación mas reciente.

Para las personas que apenas tienen recursos para comprar un vehiculo la decisión no es entre un auto usado o uno nuevo sino entre distintas alternativas de autos usados. Al acabarse los sustitutos a los autos usados ya presentes en país (es decir los importados) el precio de los primeros (elemental ley de oferta y demanda que nuestras “ultraliberales” ministras parecen ignorar) se incrementara por lo tanto muchos que hubieran pasado el umbral en el que valen mas como chatarra que como vehículos (y que por lo tanto saldrían de las calles para siempre) se valorizaran tras la prohibición por lo que su vida útil se prolongara por lo que seguirán contaminando y siendo un riesgo en las calles.

Se dice que consumen demasiado combustible y seria preferible que solo se importaran autos a gas, el cual es mas barato. Aquí se manifiesta claramente la visión yo de clase alta y educado sé más que tú pobre por lo que tengo que protegerte de tus propias decisiones” que tiene mucha gente. Si una persona desea un vehiculo con el gastara más en combustible (una desventaja) debe ser por que considera que esta se halla compensada por alguna ventaja con respecto al vehiculo a gas. Confiemos en la decisión de lo que una persona hace CON SU DINERO sea mejor que un ministro hace con el dinero de otros y que no sufrirá de las consecuencias de la misma El que la gasolina suba de precio desincentiva la compra de vehículos que consuman mucho de la misma hasta el punto en el que las ventajas y desventajas de los mismos se igualen, recomendamos a Zavala y en especial a Araoz revisar el texto de Microeconomía de Parkin (el de Varian podría ser demasiado complejo para ellas, a Antero se le podria hacer el perdonar a la manera de Jesús Cristo en la cruz). Estas ventajas percibidas subjetivamente por quienes compran un vehiculo a gasolina deberán ser mayores conforme mayor sea el precio de este combustible, ello quiere decir que al contrario de lo que se piensa mientras mayor sea el precio del combustible mayor será la perdida en la que se hará incurrir a estos consumidores al forzarlos a comprar un vehiculo que previamente no querían. Es lo mismo que si prohibiéramos a las mujeres maquillarse mas de 5 minutos debido a lo impractico ello pudiera parecer, si ellas desean gastar su tiempo de esa forma es porque creen que ello derivan beneficios que compensan aquella inversión.

Sin embargo las consecuencias de esta medida que le dan a mí entender el carácter de un crimen social se darán en el transporte público. Al incrementarse el costo de capital del transporte (es decir el precio del vehiculo) los transportistas tendrán que incrementar sus costos, cualquiera que viaje a provincias vera que los mas pobres del Perú se transportan (casi exclusivamente en autos usados) ellos se verán obligados a pagar más de pasaje. En Rio de Janeiro donde a causa de las prohibición de importar hasta en las favelas solo se ven combis Mercedes Benz el pasaje cuesta 2 reales (3 soles), aun tomando el nivel de precios ello es mucho más caro que en Perú. (Un menú barato en brasil cuesta 5 reales, es decir es como si el pasaje estuviera a dos soles). Puede que a una persona del sector AB (De las que se arrepienten de haber nacido aquí y no en suiza es decir los verdaderos “Pituquitos de Miraflores”) forzar a un pobre a pagar dos soles más al día por viajar en una unidad moderna les parezca justificado.

Pero para el 40% de la población pobre (Es decir que su ingreso es menor mensual es menor a 229 soles mensuales) sesenta soles al mes es bastante dinero, esos setenta soles pueden ser los útiles escolares de su hijo o la proteína que necesitan para luchar contra el TBC.. Si realmente le pareciera óptimo a los pobres pagar mas por unidad mas nueva solo subirían a estos vehículos y las fuerzas del mercado desplazaría las unidades viejas.

Sin embargo, la prohibición de importar autos usados -como se da con toda medida del Estado- tiene sus ganadores. Los importadores de vehículos nuevos y a gas verán incrementados sus ingresos, los ministros que podrán decir que han hecho algo para resolver el problema del transporte y los acomplejados sociales desde sus autos del año podrán decir al ver más carros modernos en las calles (a costa de los pobres) que “El Perú avanza”.

Anuncios